PULPO A LA GALLEGA O PULPO A FEIRA

.Un plato aparentemente muy sencillo pero al que pocas personas fuera de Galicia  consiguen dar  ese punto de  “meigas” que reclama  nuestro pulpo. Vamos a intentar desvelar estos misterios  con pequeños trucos.

Yo  tengo en cuenta principalmente estas cosas:

1ª mantener la piel del pulpo  una vez cocido

2ª romper las fibras del pulpo

3ª Asustar al pulpo

Para lograrlo  yo  tengo presente  la diferencia que hay del pulpo  fresco  al congelado. Cuando el pulpo es fresco  hay que mazarlo. Yo lo  hago exactamente 41 veces contra una piedra.

Es  muy importante mantener la piel lo mas entera posible.

La preparación es  muy sencilla, se puede cocer en agua  mitad de mar, mitad dulce y según los gustos   siempre  una cebolla entera cocida en el agua  y  al gusto  un poco de laurel.

Con el agua hirviendo se ASUSTA al pulpo  metiéndolo 3 ó 5 veces sujetándolo por la cabeza, se introduce en el agua  hirviendo  y encoge los tentáculos.

El  pulpo debe cocer sobre 45 minutos en una cazuela de cobre o  bien introduciendo en una cazuela normal  una pieza grande de cobre.

A mí  me gusta que quede un poco duro. Se saca, se trocea con una tijera de cocina y  se espolvorea pimentón mezclado dulce y picante (poco picante), sal gorda (al gusto) y Aceite  de oliva.

Se debe servir en platos de madera  y  se come con palillos (mondadientes)

Si  hay que hacer una diferenciación de  el pulpo a la gallega y el pulpo a la feria  está más en la forma de acompañarlo ya que a la gallega es más como  comida  y  puede llevar patatas   a la feria lo  normal es tapear  con un buen vino del país

Print Friendly

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR