LECHUGA FRESCA AL INSTANTE


Si queremos tener la lechuga fresca para servirla en pocos minutos no hace falta tenerla en remojo durante muchas horas. Por una parte pierde vitaminas y por otra también a veces no podemos hacerlo por cuestión de tiempo. Se coge un bol y se ponen las hojas de lechuga sin trocearlas (esto haría que también perdiera vitaminas, se pasa por agua y se deja reposar. Entonces encima se pone un bloque de hielo de los que venden de plástico y es cuestión de minutos que ya está listo

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies